¿Es peligroso ser funcionario de prisiones? Resolvemos tus dudas

Cuando nos preguntamos sobre el trabajo en los centros penitenciarios españoles, una duda frecuente nos viene a la cabeza:   ¿es peligroso ser funcionario de prisiones? 

La respuesta puedes tenerla leyendo este artículo hasta el final y haciendo este curso gratuito de funcionario de prisiones que he preparado con mucho cariño para ti.

Yo no considero que mi trabajo sea peligroso, en el sentido de que a diario no veo peligrar mi vida. Eso si, trabajar dentro de una prisión nunca estás exento de riesgo.

Pero tampoco es el día a día de un funcionario de prisiones recibir una agresión o insultos.

¿Realmente es peligroso el trabajo de un funcionario de prisiones en España?

Si estas considerando trabajar dentro de una prisión pero no terminas de decidirte por el tema de la posible peligrosidad que conlleve el puesto, estas de suerte porque te voy a dar mi opinión al respecto como persona que trabaja dentro de una institución penitenciaria que soy.

La verdad es que la peligrosidad del puesto  depende mucho del rol que desempeñes dentro del centro penitenciario

Así que, voy a ir cuerpo penitenciario por cuerpo penitenciario contándote el tipo de peligrosidad que conlleva:

Cuerpo de Ayudantes de IIPP

Lo bueno de trabajar en el Cuerpo de Ayudantes es que hay gran variedad de áreas en las que podemos trabajar.

Áreas:

  • Área de vigilancia (Vigilancia 1 y Vigilancia 2)
  • Área Mixta
  • Área de Oficinas

Vigilancia 1

Este es el puesto que desempeño actualmente. Mi opinión es, que si trabajas en V1, aunque es el área donde mayor contacto existe con los internos, no significa que vayamos a estar en continuo peligro ni tengamos que temer por nuestra vida.

Como Ayudante de Instituciones Penitenciarias y especialista de prisiones, he de decir que puntualmente enfrentamos agresiones a funcionarios, tanto físicas como verbales, eso es un hecho. El riesgo de trabajar donde trabajamos nunca es igual a cero.

Pero también es cierto que las cárceles de hace décadas no tienen nada que ver con las actuales.  Las circunstancias han cambiado mucho en los últimos años, por lo que tranquilo querido opositor, no tienes que ir a trabajar con miedo aunque trabajes en el área de vigilancia.

Vigilancia 2

En Vigilancia 2, los funcionarios se encargan de organizar las comunicaciones y visitas de los familiares a los internos, entrega de paquetes que vienen del exterior a los internos (que son entregados normalmente por sus familiares cuando vienen a comunicar por locutorios o vis a vis) y ta bien entrega de correspondencia (que puede venir del exterior o puede realizarse entre centros penitenciarios.

Es un área en el que tambien existe peligrosidad, al tratar no solo con internos como con familiares del exterior. En este punto pueden darse comportamiento reprobables por parte de los familiares cuando se les impide el paso por intentar introducir en el centro penotenicnario objetos prohibidos.

Por ejemplo, yo trabajé en V2 durante un tiempo y tuve varios momentos de tensión porque familiares se negaban a acatar las normas del centro (como no introducir tabaco o mecheros).

Area mixta

Si trabajamos en Área Mixta el contacto con internos será escaso y, además, será con internos especialmente seleccionados para puestos relacionados con el economato (el supermercado de las prisiones) o el departamento de alimentación.

Area de oficinas

Si trabajamos en una oficina, no vamos a tener ningún tipo de contacto con los internos. Por lo tanto es un puesto que no conlleva peligrosidad (y ello se nota también en el sueldo).

Este tipo de funcionarios cobra bastante menos (en torno a 300 euros menos) por no tener contacto con internos.

Por lo tanto es un puesto de trabajo muy seguro. De hecho, creo que podrías encontrar mas peligrosidad en un juzgado que en la oficina de una prisión, ya que las oficinas están separadas de lo que vienen siendo los módulos (los habitáculos en los que se encuentran los internos) y el resto de recintos destinados a los reclusos.

Cuerpo Especial de IIPP

Los funcionarios del Cuerpo Especial suelen acabar trabajando en puestos como coordinador de servicio interior, donde no tienes contacto con internos.

Los Coordinadores de Servicio Interior, se encargan de gestionar, como su propio nombre indica, los servicios del centro. Con servicios me refiero al lugar al que cada funcionario es detonado, ya sea al Módulo 1 o el 11.

Pero otro tipo de puestos que si conllevan trato con internos es si acabas trabajando en la entidad estatal de derecho penitenciario y formación para el empleo (el antiguo organismo autónomo).

En estos casos tendrás un contacto limitado con internos, pero lo tendrás, ya que seguramente te tocará gestionar los talleres penitenciarios o el departamento de formación (UNED, Cursos de formación...) de tu centro penitenciario.

Aunque también existen puestos dentro de la Entidad Estatal, como el de gestor económico, que es un puesto que necesariamente debe desempeñar alguien del cuerpo especial, en el que no tendrás contacto con internos y por lo tanto no tienes el nivel de peligrosidad que implica trabajar con internos.

Cuerpo Superior de Técnicos de IIPP

Si llegas a ser jurista o psicólogo de prisiones,  tendrás contacto con internos Aunque obviamente no será tan estrecho como el del Cuerpo de Ayudantes de IIPP.

Te limitarás a reunirte con los internos cuando ellos lo soliciten (a través de una instancia, que es un papel en el que ponen que quieren verte para que les cuentes cosas sobre su situación penitenciaria porque tienen dudas) o cuando tu lo creas necesario.

Como gestiones el trabajo va a depender un poco de ti, por lo que digamos que tu modulas el contacto que quieres tener

Conozco a juristas y psicólogos que disfrutan del contacto con el interno, ya que son más cercanos y se entrevistan a menudo con ellos.

Sin embargo, otros juristas o psicólogos, se limitan normalmente a contestar por escrito y solo se entrevistan con el interno cuando es estrictamente necesario.

Cuerpo de enfermeros de Instituciones Penitenciarias

Son profesionales que están en continuo contacto con internos. Por lo tanto, no están exentos de riesgos, sobre todo en lo que a las enfermedades infectocontagiosas se refiere.

Un riesgo laboral que enfrenta este personal es por ejemplo entrar en contacto con enfermedades transmisibles por pincharse con una jeringuilla o recibir una agresión por parte de un interno.

Pero se trata de situaciones que ocurren con muy poca frecuencia y que además son situaciones que podrían ocurrir trabajando en otros lugares como un hospital.

En definitiva, es una profesión con determinados riesgos laborales pero que proceden en gran medida de las propias funciones de la profesión.

En trabajar en un centro penitenciario es un factor mas a tener en cuenta pero tampoco podemos alarmarnos ni considerarlo un trabajo peligroso.

Cuerpo facultativo de sanidad penitenciaria

Como te comentaba del Cuerpo de enfermeros de instituciones penitenciarias, es un trabajo que tiene sus riesgos por la propia naturaleza de sus funciones, además de las derivadas del propio contacto con reclusos.

Las estadísticas de agresiones a médicos en prisiones no son alarmantes ni mucho menos, es más, el motivo por el que muchas veces cuesta encontrar médicos en prisiones es porque las condiciones económicas no son nada buenas.

Conclusiones sobre la peligrosidad de los centros penitenciarios

Aunque las condiciones laborales en las cárceles españolas están diseñadas para mantener un ambiente seguro, los funcionarios de instituciones penitenciarias llevan a cabo tareas que, en ocasiones, implican riesgos.

Además, durante el período de prácticas, en determinados cuerpos como el cuerpo de ayudantes, se recibe formación en defensa personal (si bien recomiendo perfeccionar mucho más todo lo que aprendes con clases extra) y resolución de conflictos (para poder gestionar situaciones tensas y difíciles).

Lo cual, parece que no, pero supone un extra para desarrollar nuestro trabajo en condiciones de seguridad.

En mi opinión,  el trabajo en un centro penitenciario no es tan peligroso como puede parecer desde fuera. 

Es cierto que es un ambiente hermético y a veces hostil, pero tampoco considero que los funcionarios de prisiones vayamos a trabajar con miedo. La mayor parte de los conflictos pueden resolverse teniendo mano izquierda y paciencia. 

Por ello, prepararse las oposiciones a ayudante u otras oposiciones a prisiones implica no solo adquirir el conocimiento para llevar a cabo el trabajo, sino también comprender los riesgos y aprender a gestionarlos.

Sin embargo, creo que merece la pena ser funcionario de prisiones, dada la estabilidad, el sueldo atractivo y los beneficios que ofrece ser funcionario de prisiones.

No cabe duda de que hablamos de desempeñar un trabajo exigente, pero creo que nadie debe tener miedo al puesto.

En mi caso está siendo una experiencia muy gratificante, lo que no quita que pueda haber jornadas o momentos puntuales más complicados. 

En resumen, aunque existen riesgos, considero que las condiciones y la estabilidad laboral compensan el poco peligro que puede haber en contadas ocasiones.

¡Espero que este post te haya aclarado muchas cosas sobre si merece la pena nuestro trabajo en prisiones!

¡Escríbeme si crees que puedo ayudarte!

Suscríbete a mi newsletter para recibir un curso gratuito de como opositar a funcionario prisiones.

Paula Gomez Hernandez

Abogada y funcionaria del Cuerpo de Ayudantes de IIPP, especializada en Derecho, gestión penitenciaria e inserción laboral.

Conocer mi historia history_edu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir